octubre 23, 2021
8 Beneficios de la patata inglesa y curiosidades

8 Beneficios de la patata inglesa y curiosidades

Gratinada, rellena, frita o en forma de puré. Además de ser versátil en las recetas, la patata inglesa sigue siendo muy popular.

Pero además de ser fácil de cultivar, este tubérculo proporciona una serie de beneficios que implican desde la prevención de calambres hasta el cuidado de la piel.

Los efectos beneficiosos no terminan ahí. Esto se debe a que la patata inglesa sigue contribuyendo a la salud del corazón y del cerebro.

Por ello, en este artículo vamos a conocer un poco más el valor nutricional de este tubérculo.

Beneficios de la patata inglesa

Son una fuente de vitamina C, potasio, calcio, fósforo, magnesio, sodio, zinc y yodo. En menor cantidad, podemos seguir contando con la vitamina E, el hierro, el cobre y algunas de las vitaminas del grupo B, como la B1, B2 y B6.

Algunos beneficios que podemos obtener de estos nutrientes son: el buen funcionamiento de nuestra capacidad cerebral, la actividad antioxidante y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

8 Beneficios de la patata inglesa y curiosidades

Mejora la función cerebral

El potasio (K) es el gran responsable de este beneficio, ya que actúa mejorando la transmisión nerviosa. En el caso de las patatas, representan una de las principales fuentes de este mineral, ya que en 100 g del alimento hay 370 mg de K.

Además, el tubérculo actúa bloqueando la acción oxidativa de los radicales libres. Así, protege las células del cerebro contra el desgaste, evitando la formación de enfermedades en este órgano.

Previene las enfermedades cardiovasculares

Las investigaciones también muestran que un bajo consumo de potasio puede estar relacionado con un aumento de la presión arterial y la hipertensión. Por lo tanto, el consumo de alimentos que son fuentes de este nutriente ayuda a controlar la presión arterial.

Además, también es responsable de ayudar en la prevención del ictus. Un estudio realizado en Suecia observó una relación entre el aumento del consumo de este mineral y una disminución del 11% del riesgo de ictus.

Fortalece el sistema inmunológico

Al ser una fuente de vitamina C (ácido ascórbico), la patata inglesa puede ser un inmunoestimulante. Esto significa que puede potenciar el rendimiento del sistema inmunitario, protegiendo al organismo contra las enfermedades, especialmente las infecciosas.

Uno de los problemas que puede evitarse es el escorbuto, una afección derivada de una ingesta inadecuada de ácido ascórbico. Aunque es poco frecuente, esta enfermedad puede causar síntomas preocupantes, como fatiga, hematomas, debilidad, irritación de la piel y sangrado de las encías.

8 Beneficios de la patata inglesa y curiosidades

Proporciona energía

La rica composición de hidratos de carbono de este alimento lo convierte en un excelente proveedor de energía para las células del organismo. En otras palabras, aumentar el tubérculo en las diferentes comidas es aumentar la disposición para las actividades del día a día.

Mejora el sueño

Al mismo tiempo que aumentan la energía, los hidratos de carbono pueden favorecer el sueño, ya que provocan una reducción de las latencias del sueño, es decir, de los períodos que transcurren entre el momento de acostarse y el de dormirse. Sin embargo, para que este efecto funcione, es necesario consumir la patata más de una hora antes de acostarse.

Cuidado de la piel

Además de cuidar el sistema inmunológico, la vitamina C presente en este alimento, también es importante para la salud de la piel. Eso es porque, el ácido es esencial para la formación de colágeno, proteína que da soporte a la epidermis.

Esta misma sustancia favorece la elasticidad y la hidratación de la piel. Por lo tanto, ayuda a prevenir las arrugas y las marcas de expresión.

Favorece la salud de los huesos.

Al ser una fuente de vitamina C y potasio, la patata inglesa puede contribuir a mejorar la salud ósea de niños, adultos y ancianos. En primer lugar, la formación de colágeno es importante para todos los tejidos conectivos, incluidos los cartílagos y los huesos.

Por otro lado, el mineral actúa tanto en la densidad como en la masa ósea al mejorar la retención de calcio, creando un equilibrio positivo entre este nutriente. Por ello, puede ayudar a prevenir enfermedades como la osteoporosis.

8 Beneficios de la patata inglesa y curiosidades

Previene los calambres

Las contracciones musculares también se ven beneficiadas por el consumo de alimentos ricos en potasio, como es el caso de este tubérculo. El nutriente se libera durante la contracción de las células y actúa facilitando la continuidad de este proceso.

Pero, al fin y al cabo, ¿cómo puede evitar los calambres? Para los que no lo sepan, pueden ser consecuencia de la pérdida de nutrientes, como el potasio. Como resultado, las células musculares se desorganizan y pueden contraerse sin relajarse, desarrollando las famosas punzadas.

Datos nutricionales de la patata inglesa

Porción de 100 gramos Cantidad por porción:

Valor energético 52 Kcal

Proteína 1,2 g

Colesterol

Carbohidratos 11,9 g

Fibra 1,3 g

Calcio 4 mg

Fósforo 24 mg

Hierro 0,2 mg

Sodio 2 mg

Potasio 161 mg

Vitamina C 3,8 mg

Magnesio 5 mg

* Valores diarios de referencia basados en una dieta de 2000kcal u 8400kj.

¿Comer patatas te hace ganar o perder peso?

¿Se ha preguntado alguna vez cuántas calorías hay en 100 gramos de patatas? son 51,59 Kcal. Por ello, puede ganar peso si se consume en exceso.

¿Qué es y cómo se hacen las patatas rústicas?

Para esta versión, las patatas se cortan en cuñas, de forma más “gruesa” y conservando la piel. Después, cada uno puede optar por seguir una receta diferente.

Los cocino rápidamente (unos 5 minutos) y se hornean a media altura hasta que se doran (más o menos 40 minutos), se rebozan en aceite de oliva con pimienta negra y sal gruesa, dientes de ajo enteros y hierbas mediterráneas que van bien con los asados (siempre uso romero, tomillo y a veces salvia). El aroma que desprende esta receta en la cocina es increíble.

Curiosidades y dudas sobre este alimento

Este alimento es originario de la región de los Andes, en América. Sin embargo, cuando se introdujo en Europa en el siglo XVI, se convirtió en uno de los principales alimentos de Inglaterra, de ahí su nombre.

Es un tubérculo perteneciente a la familia de las solanáceas, denominado científicamente Solanum tuberosum L. Por ello, es un “pariente” del tomate, la berenjena, el jiló y el pimiento.

Tipos: ¿cuáles son las diferencias entre la patata inglésa, la dulce y la yacón?

La patata inglesa es el tipo más común, fuente de fósforo, vitaminas del grupo B y vitamina C. Sin embargo, si se compara con los demás, tiene la menor cantidad de fibra dietética.

El tipo dulce es el preferido de quienes realizan actividad física, porque tiene bajo índice glucémico, además aumenta las defensas del organismo y ayuda a prevenir lesiones. Además, es rica en fibra, beneficiosa para el intestino, es antiinflamatoria, antioxidante y tiene vitaminas A y C.

La patata de yacón, en cambio, tiene un sabor dulce y una textura suave. La nutricionista también destaca otras propiedades como el bajo valor calórico y la riqueza en minerales, hidratos de carbono y fibra.

Tiene la capacidad de regular los niveles de azúcar en la sangre, ayuda en la pérdida de peso, disminuye el colesterol malo, reduce la presión arterial, mejora la salud del hígado, mejora la salud digestiva y fortalece el sistema inmunológico.

¿Pueden los diabéticos comer patatas?

La nutricionista explica que la patata inglesa no está entre las mejores opciones para los diabéticos, a pesar de que aporta tantos beneficios como los ya mencionados.

Se considera un villano por su índice glucémico y su carga glucémica relativamente altos. Es decir, al consumirla, la patata promueve un aumento de los índices de azúcar en sangre (glucemia).

Contacto